• es
  • fr

Cuando André Malraux, al inaugurar el colegio de Santiago el 5 de septiembre de 1959, lanzaba teatralmente su famoso “¡Qué lejos está Francia!”, aludía, por supuesto, a la distancia que separa Francia de Chile, pero lo hacía para enfatizar mejor la voluntad de acercamiento de Francia hacia los pueblos, por lejanos que estén en la geografía, estableciendo con ellos lazos no solamente económicos, sino también científicos, lingüísticos y culturales.

El primer establecimiento francés en Santiago, nació de la iniciativa de una mujer, la señora Courtois Bonnecourte, quien deseaba mantener vivo el idioma a través de cursos de francés. Aunque no se pudo mantener, la idea fue retomada en 1932 por el Sr.Remy Vuillemin, entonces presidente del Consejo de la Alianza, quien creó un pequeño colegio francés, con capacidad para 50 alumnos, en una casa arrendada, calle Riquelme. En 1934, habiéndose duplicado el número de alumnos, se optó por una casa más grande, en la calle Lord Cochrane y se adoptó para el colegio el nombre de Louis Pasteur. Al mismo tiempo se impartían, en las noches, clases de francés para unos 800 alumnos.

El éxito creciente obliga a arrendar un edificio más grande en la calle Pedro de Valdivia, en 1939, mientras el Consejo de la Alianza de París decide la creación de un gran liceo, cuyo proyecto es confiado al arquitecto chileno-francés Emilio Duhart. Con este fin se adquiere un terreno de 42.000 m2 en el sector de Vitacura. Los trabajos comienzan en 1955 y duran 4 años hasta que en 1959, André Malraux, Ministro de Estado encargado de la cultura, inaugura el colegio. Las obras continuan hasta 1962. Es de esta forma que nace el liceo de la Alianza Francesa, que recibió la visita, a fines de septiembre de 1964, del Presidente de la República Francesa, el General Charles de Gaulle.

En 1967, el Colegio de la Alianza Francesa se transforma oficialmente en el “Lycée Antoine de Saint-Exupéry”.

La intención de todos aquéllos que, en el transcurso de los años, contribuyeron a la construcción del liceo, fue fomentar el idioma y la cultura franceses, respetando la lengua y la cultura de Chile.

Hoy en día, este espíritu sigue siendo el nuestro, hacer del lycée Antoine de Saint-Exupéry un establecimiento verdaderamente bilingüe y bicultural.

Es esta voluntad lo que llevó a la firma de una convensión entre la Corporación y la AEFE, en 1990. El personal détaché del Estado Francés en el marco de la AEFE y el personal local empleado por la Corporación, trabajando juntos por la realización de este ambicioso objetivo.

Hoy, es la construcción del nuevo sitio de Chamisero que atrae las miradas. La primera piedra fue instalada en mayo del 2012, el preescolar abrió sus puertas en febrero del 2013 y su inauguración oficial tuvo lugar el 21 de mayo, en presencia de Marc Giacomini, Embajador de Francia en Chile, y de Anne-Marie Descôtes, Directora de la AEFE. La construcción que se extenderá hasta el año 2019 permite al lycée Antoine de Saint-Exupéry disponer de dos sedes con una capacidad total de 3.700 élèves. Fue el sitio de Chamisero el que recibió el 10 de marzo, la visita de Hélène Conway-Mouret, ministra delegada encargada de los Franceses en el Extranjero.